El Paseo Marítimo de la Playa de Poniente de Benidorm

El paseo marítimo de Benidorm no se entiende como frontera-borde sino como espacio intermedio que permeabiliza la transición entre ciudad construida y espacio natural. Se estructura como un espacio dinámico que permite el paseo y el mirador sobre el mar, pero también organiza diferentes zonas de estancia para la contemplación. El Paseo recoge los flujos longitudinales y transversales de las diferentes circulaciones y los canaliza permitiendo accesos cómodos a la playa, eliminando las barreras arquitectónicas y permitiendo el acceso directo.

Su diseño conduce a que se convierta en un lugar arquitectónico que moldee una topografía nueva y juegue con la luz y las sombras mediante un conjunto de líneas sinuosas trenzadas que establecen los distintos espacios y que adopta distintas formas naturales y orgánicas, recordando la estructura fractal de un acantilado así como el movimiento de las olas y las mareas.

El paseo se estructura en diferentes capas:

Una primera capa estructural define mediante una superficie alabeada, la línea de borde o linde con la playa y el mar, acabada en hormigón blanco. La segunda capa presenta texturas de acabado del pavimento en diferentes colores. Y, por último, una última capa conformada por el mobiliario urbano. Estas tres capas, junto con los elementos naturales -agua, vegetación, etc…- construyen un lugar homogéneo con personalidad propia, al reunir como un único concepto, tecnología constructiva y naturaleza.

El nuevo paseo marítimo de Benidorm se propone así como una nueva forma que integra lo artificial construido y lo natural.

Su diseño no obedece al azar sino que surge de establecer unas determinadas leyes, una línea geométrica y una modulación. De esta forma, se establece una lógica de construcción facilitando su modulación en partes. La playa invade parcialmente zonas antes ocupadas por el antiguo paseo aumentando la superficie de arena y reduciendo la de asfalto.

Desde el mar, el paseo construye una nueva fachada que facilita la visión y establece un nuevo límite, que integra las diferentes circulaciones en sus pliegues y plataformas, eliminando una barrera y construyendo un auténtico lugar de paseo, estancia y reposo para las personas.

D. Carlos Ferrater y D. Xavier Martí Galí de OAB Ferrater & Asociados, fueron los arquitectos que lideraron el proyecto .

El proyecto se planteó como una innovación radical respecto a lo que han sido los diferentes paseos marítimos que se conocen.

El Paseo Marítimo, se iluminó de la siguiente manera según se estructuró:

Paseo y mirador sobre el mar, estos espacios cuentan proyectores de alta potencia sobre báculo de 12 metros, con distribución de la intensidad luminosa extensiva para realzar la arquitectura y el pavimento de diferentes colores (Bega 7881) blanco, haz extensivo de 39º, lámpara de halogenuros metálicos de 250W).

La solución empleada debía permitir iluminar también a los peatones, sin deslumbramientos, para un mayor confort y seguridad de los transeúntes. Por otro lado, se quería conseguir la mayor homogeneidad de luz en las zonas próximas al báculo y creando zonas de sombras hasta el siguiente báculo y así crear una mayor ambientación y dinamismo del espacio.

En las zonas de paso se instalaron cada tres metros un led de orientación empotrado Bega 8698 LED de 3W, cristal de seguridad blanco, IP 68, capacidad de carga 2000 kg.), así como en las escaleras luminarias asimétricas empotrables para suelos firmes con cristal antideslizante Bega 8034 de acero inoxidable, 26W TC-TELI, ángulo de irradiación 52/50º, IP 68, capacidad de carga 2000 kg.).

Al igual que los muros frente a la playa se iluminaron con 183 luminarias empotrables de acero inoxidable con distribución de la intensidad luminosa ajustable y lente en forma de banda para poder realzar las formas (Bega 8750 35W halogenuro metálico con giro del sistema óptico de +- 180º y basculación de 30º, ángulo de irradiación 13º, lente en forma de banda 309 y cristal antideslizante ), logrando un juego de luces y sombras gracias a las distintas formas naturales y orgánicas, recordando al movimiento de las olas y las mareas. Estos muros con formas convexidades y concavidades van construyendo un juego de plataformas y niveles que permiten su utilización como zonas lúdicas, de ocio o de meditación

El paseo está previsto de pequeñas zonas ajardinadas y de un sistema de iluminación tipo escenográfico, no buscando una uniformidad, sino más bien para destacar ciertas zonas que no se aprecian por el ensombrecimiento de otras.
Para ello se utilizaron distintas luminarias como en las zonas de palmeras que se optó por proyectores de orientación simétrico (Bega 8014) para grandes alturas y en árboles proyectores simétricos con vidrio de seguridad transparentes (Bega 8806), consiguiendo un alto nivel de protección contra el vandalismo.

Desde el mar construye una nueva fachada facilitando la visión del Mar y de la Playa desde la cota alta del paseo y establece un nuevo límite, integrando las diferentes circulaciones en sus pliegues y plataformas, eliminando una barrera y construyendo un lugar para las personas.

Extraído de la página de Generaliltat Valenciana sobre la playa de Poniente de Benidorm y de Iluminación Lledó. Fotos de Pedro Gáscon. Toda la iluminación de la playa puede encontrarse en www.gascon.es

Dejar una opinión

Debe estar conectado para escribir un comentario.